Día de las Mujeres: Clientes ABS muestran su fuerza y se destacan en varios países de América Latina

ABS tiene la honra de contar, a lo largo de su historia, con la fuerza de la mujer que trabaja en el campo. Son clientes y colaboradoras de todas las regiones del país, con las más diversas historias y lecciones de vida.

Esas mujeres nos representan y hacen el mercado crecer a cada nuevo día. Con la ayuda de ellas, tornamos la ganadería cada vez más fuerte. En Argentina, tenemos varios ejemplos de aquellas que trabajan en los campos.

Karen Arrivé Cortesi es médica veterinaria en Fundo El Roble hace más de 15 años. Ubicado en Loncotoro, en la provincia de Llanquihue, en Chile. El Fundo crea Angus Rojo y el foco de producción es mantener un platel carnicero en donde manejan las vacas madres, hacen reposición y reproductores.

“Me crie en el campo y he estado toda mi vida relacionada con la ganadería. Claramente soy una convencida que el uso de la genética ha facilitado y mejorado nuestro trabajo y por ende entregamos un mejor producto al consumidor”, ella señala.

Valentina Chahin Gidi trabaja en el campo alrededor de 5 años. El Fundo San José, en Curacautín, en Chile es focado en ganado de carne y produce, aproximadamente, 150 mil kg de carne al año. “La ganadería es un trabajo familiar, del cual he sido parte desde mi infancia.”

En Ecuador, Carmen Guarderas es evaluadora de GMS desde hace 21 años. Ella es gerente de Genandes, distribuidores de ABS en el país. “Ganadería de leche es mi vida desde siempre. Nací y crecí una hacienda lechera de Holstein que se llama Yanayura, en Machachi, Ecuador, que aún la maneja mi madre que tiene 82 años: una ejemplar mujer ganadera.”

 Susy Villavicencio también trabaja para Genandes desde hace 12 años. “La ganadería ha representado desde mis inicios en el trabajo la satisfacción de dedicarle el gran tiempo de mi vida a conocer productores ganaderos que nos regalan uno de los alimentos más completos que tiene la naturaleza, y poder vivir las alegrías y las tristezas que se dan en el campo”, concluye.